Un mar de dunas que descubrir en Fuerteventura

 

Fuerteventura es la isla del archipiélago canario más próxima al continente africano y la segunda más extensa después de Tenerife. Tiene una superficie de 1.659 km². Sus 150 kilómetros de playas bañadas por el océano Atlántico la convierten en una isla única y cautivadora. Es un territorio declarado Reserva de la Biosfera y Reserva Starlight por la Unesco. Es, simplemente, una isla fascinante que es muy fácil visitar en ferry desde Lanzarote, con Líneas Romero.

Desde el punto de vista geológico, es la isla más antigua de las Canarias y es de origen volcánico. Se formó hace millones de años. Hoy, goza de un relieve suave como consecuencia de la erosión, aunque la actividad volcánica reciente, de hace aproximadamente 100.000 años, ha dejado amplios campos de áspera lava denominados malpaíses.

La elevación más alta de Fuerteventura es el Pico de la Zarza, con una altitud de 807 metros, situado en la Península de Jandía, en la zona sur de la isla. Al noreste, a poco menos de 2 km de distancia, se encuentra un pequeño islote, la isla de Lobos, perteneciente a Fuerteventura, con una superficie de 4,58 km².

La isla goza de una temperatura muy estable, con más de 300 días de sol al año y un nivel de precipitaciones excepcionalmente bajo. El clima de Fuerteventura es árido, con zonas pertenecientes al clima desértico y subtropical árido.

Biodiversidad que te cautivará

 

Fuerteventura cuenta con una rica, única y peculiar fauna y flora. Es hogar de muchas especies nidificantes, algunas endémicas canarias y otras migratorias, que cruzan su cielo y descansan en tierras majoreras durante sus largos trayectos.

Respecto a su vegetación, su aspecto árido esconde una riquísima variedad de especies singulares adaptadas a las condiciones climáticas, destacando extensos palmerales que forman exuberantes oasis.

No tiene bosques, está dominada por llanuras y conos volcánicos, montañas, barrancos y soporta una gran aridez ambiental. Los campesinos majoreros se han visto obligados a agudizar su ingenio adaptándose a la dureza del medio aprovechando con eficacia tanto las escasas lluvias como los frecuentes vientos. El paisaje se ha visto modificado por la huella humana, consiguiendo una armonía única en el mundo.

Visitar la isla, disfrutar de su paisaje y su gente, es muy fácil con Líneas Romero. Viaja en nuestros ferries desde Lanzarote, concretamente Playa Blanca, con destino a Corralejo, uno de los núcleos turísticos más importantes de Fuerteventura. El trayecto en ferry dura 45 minutos.

Además, con Líneas Romero también tienes la opción de reservar excursiones desde Fuerteventura hacia la isla de Lanzarote, donde podrás disfrutar de un verdadero paisaje volcánico y de visitas a puntos de interés turístico como, por ejemplo, el Parque Nacional de Timanfaya.

Escápate en la mejor compañía, respira la brisa del Atlántico y vive nuevas experiencias.