Historia y tradición

Líneas Romero es una empresa de propiedad y gestión familiar fundada en el año 1930 por Jorge M. Toledo. Se constituyó como la primera empresa marítima de correo postal que conectaba la isla La Graciosa con Lanzarote, en el archipiélago canario.

En sus inicios contaba con un simple barco de remos que transportaba el correo entre estas dos preciosas islas del Atlántico, próximas a la costa africana. El negocio postal lo heredó la hija de Jorge M. Toledo, Juana González Toledo, quien posteriormente se casó con Juan Romero.

En 1970, Juan Romero tomó la dirección de la empresa y le cambió el nombre, ampliando también los servicios que ofrecía. En 1985 heredaron el negocio sus cuatro hijos: Luis, Juan Jorge, Federico y Rosa Romero, quienes actualmente están a cargo de la empresa. La familia Romero todavía reside en La Graciosa y, aunque su negocio no ha parado de crecer, sus valores siguen intactos. Aman su trabajo y su isla por encima de todo y su pasión les ha llevado al éxito.

Un futuro por delante

Los hermanos Romero han crecido en La Graciosa, adoran esta tierra, su paisaje salvaje y su olor marino. Por todo ello, son conscientes y respetan al máximo el entorno y la naturaleza que les envuelve. La empresa Líneas Romero cumple meticulosamente con la normativa medioambiental y fomenta un turismo sostenible.

Líneas Romero es hoy una reconocida empresa con capital cien por cien local. Cuenta con un servicio regular de líneas marítimas entre las islas de Fuerteventura, Lanzarote y La Graciosa. Además, también ofrece excursiones y experiencias turísticas con guías especializados entre las islas canarias, como cruceros en barcos con visión marina, catamaranes a vela y diversas actividades acuáticas.

La empresa familiar también apuesta por las nuevas tecnologías. Sus buques de líneas regulares son rápidos, modernos y cuentan con la última tecnología. Todos ellos tienen conexión wifi gratuita.
Líneas Romero continúa reinventándose con nuevos proyectos para sorprender día a día a sus clientes.